20070308

Caminatas


Hoy decidí no cocinar en casa, para aprovechar el tiempo y dar una vuelta por el perejil.
De forma a la 1 pm (2 pm Lima Time) me puse en marcha. Avancé por la calle de mi casa hasta la avenida principal, donde se encuentra una moderna estación de bomberos. Miré con curiosidad algunos de los enormes camiones estacionados pero pronto reanudé la marcha.
 
Siempre es agradable caminar a un ritmo, porque le das un beat especial a tus pensamientos... como componer una canción mental al ritmo de tus pasos. Plin, plan... llegué hasta el Instituto Nacional de Estudios Médicos y Nutrición. Impresionante edificación, que no pudo menos que llamar mi atención, tanto o más como la impresionante cantidad de vehículos aparcados al borde de la calzada. Eso y los inumerables carritos de tacos, enchiladas y demás potajes típicos, con sus toldos amarillos tan vistozos. Caminé hasta llegar al ala de Cardiología de una clínica, y me detuve frente a un restaurant. Era en definitiva una pequeña taquería, pero en definitiva el dueño tenía la creatividad suficiente como para ponerle de nombre al local, dada su ubicación estratégica, "LA TAQUI-CARDIA". Sonreí contento y tomé asiento en una mesa.
 
Pedí mi coca cola mientras descifraba el menú, que pues siendo la mayoría platos típicos, tenían nombres igual de típicos, y para un pobre forastero como yo era lo mismo si estaban escritos en español o en hebreo. Me animé a preguntar el contenido y preparación de algunos, y decidí rápidamente.
 
Mientras daba cuenta de mi copiosa ración, divisé a lo lejos que lo que parecía una bandada de gaviotas, que acercándose se convirtió en nada más y nada menos que en un grupo de unos 10 estudiantes de medicina. Entraron todos a la taquería tras soltar sonoros "Quihúbole Chave!". Se sentaron todos en varias de las pequeñas mesas para 3 personas, y empezaron a platicar alegremente. Los demás comensales volvían la mirada para espiar ligeramente a los recién llegados, y paraban la oreja al escuchar términos usados egocéntricamente por los estudiantes con el definitivo propósito de sorprender y hacer que algunos alcen las cejas como pensando "Qué chicos tan inteligentes...". Naturalmente, entendí todo lo que decían, salvo pues la jerga local, que es aún ligeramente un misterio para mi.
 
Por un instante me sentí como un detective encubierto. Sonreí maliciosamente mientras pagaba la cuenta y empecé a imaginar una de esas escenas donde alguien empieza a sufrir de un ataque repentino y Dr Chepis salta al rescate, causando shock total entre el auditorio.
 
Caminé un poco más disfrutando de mi genial actuación mental, cuando descubrí un telefonito público. Por 3 pesos, llama ilimitado en forma local. Increíble no? 11 pesos = 1 dólar aprox. Hagan sus cálculos. La telefónica nos saca el jugo a los peruanos!

Caminé haciendo mis calculitos... y me topé con una librería. Entré a echar un vistazo y descubrí algunas cositas interesantes, así que hice la nota mental de visitarla el sábado con "el jefe", pues es él quien maneja "la lana". Voy mejorando.
 
Entré a un super mercado, donde encontré cualquier cantidad de tequila y cerveza. La verdad es que en Perú somos bien alcoholiquitos... pero nuestros amigos Mexicanos tienen muchísima variedad. Contento de que el almuerzo no me haya caido pesado, seguí andando tras haber comprado algunas cositas que necesitaba para la casa. Así que pronto, siguiendo una cadena de pensamientos sobre una persona a la que no veré hasta dentro de 2 semanas... a quien conocí hace poco más de 3... llegué a la calle que sube hasta la casa.
 
En la esquina, cerca al crucero, sucedió algo impresionante que me arrancó de mis pensamientos.
Al ritmo de ZZ-Top - Lowrider, se detuvo frente a mi una imagen colosal. Me encontraba yo cruzando la vereda y educadamente frenó éste vehículo. Giré la cabeza para ofrecer una sonrisa amable al educado conductor... cuando la figura felina del capo del auto me deslumbró. "No fucking way" pensé. Mi mirada se deslizó del felino de la delantera del auto hasta el parabrisas, donde divisé el rostro barbado de un señor, con unos grandes lentes de sol. Sonrió pícaramente y pude ver de pleno su cara de "Oh yeah!".
 
Lowrider seguía sonando tremenda pero genialmente por el equipo de tan magnífico vehículo. Me quedé perplejo por dos segundos, hasta que desvié la mirada ligeramente a la izquierda. Pude ver en el asiento trasero un bolso de golf repleto de palos perfectamente enfundados, y en el asiento del copiloto un elegante maletín de cuero marrón. Sobre éste, una bata blanca, con algún distintivo y encima un estetoscopio.
 
"Hell yeah!". Ésta vez, quien sonreía fui yo. Di un paso final y el vehículo con su melodía arrancaron rápidamente, mientras que pude leer clarísimo las letras Jaguar en la maletera del hermoso vehículo. - "Algún día Chepis, algún día."
 
Animado, avancé un poco más y llegué a casa. Subí las escaleras y vine a tipearlo todo.
 

9 comentarios:

Anónimo dijo...

a ver..comentarios..
ROBOFONICA DE M...!
olare pero que chavos tan cultivados..
jaguar jaguar jaguar jaguar..

darling on 8:27 a. m. dijo...

Güerito, esta debería ser "Caminata 1" para que nos cuentes otras más.

Un abrazo y suave con la comida mex, es un toque muy grasosa.

Cora on 9:39 a. m. dijo...

Andale way... pos que te pasó?!

Bueno me imagino que ya habrás escuchado otras más como todo el verbo conjugado de chingar... me chigaron, te chingaron, chingale tu madre cabrón, etc ,etc, etc...

En fin que lindo jaguar debes haber visto, mira lo que te espera...En un futuro no tan lejano...

Pero eso si Chepis un Dr. serio y correcto!!!
No dejes que Mex te corrompa...

A todo esto que rico debes estar comiendo muero por al comida mejicana.... Has provado el mole???? yummy.....

gamma-normids on 12:37 p. m. dijo...

No te olvides de traerme un menuuuuu!!!! y te invitamos a la degustacioooooooon!

schatz67 on 2:26 p. m. dijo...

Habla Chepis,

Con México uno desarrolla tarde o temprano una relación de amor-odio.Son gente muy similar a nosotros pero con un acendrado sentimiento nacionalista.Son cálidos amicalmente pero muy jodidos a la hora de hacer negocios.Y la verdad que a veces se necesita un traductor, sobretodo cuando se va de compras.

Disfruta tu estadía,compra buenos libros y aprovecha para ir al fútbol, es toda una experiencia ver un partido de fútbol un Domingo en el Estadio Azteca o en la UNAM.

Lo unico que no vas a poder hacer es romperte el ojo, las chicas guapas solo existen en las novelas de Televisa.

Un abrazo

Schatz

parachutes on 3:33 p. m. dijo...

q pena diciendote que Mexico no es tan malo, creo que debí recorrer mas tu blog, hasta esa fecha en que ocurrio la desagradable experiencia, que caray, pues solo me queda decirte ahora que nos cuentes mas y mas de tus saliditas por la ciudad y claro claro aqui no hay chicas lindas, todas somos unos adefecios, salidas de un circo del horror, no te romperas el ojo como dice el señor schatz muy "conocedor" bueno es q en Peru pura guapa no? saludos Chepis.

Serendipity on 9:56 p. m. dijo...

Y si vieras mas novelas de televisa, tendras un mejor léxico mexicano!!!

A mí tambien me han contado que las chicas lindas solo están en el canal 10, así que piña pa' ti, de todas maneras, muchos éxitos por las tierras aztecas, cuidado con los tacos de carnitas (no vaya a ser carnita de perro,gato o cocodrilo) y sigue posteando con su fotito mas pa que nos ilustres.

Saludos!!

Mami Brujita on 11:32 a. m. dijo...

Bueno, no todos los médicos en Peru pueden comprarse un Jaguar. Quizas los cirujanos plasticos (pues las cirugias plasticas no las cubren los seguros) o alguien que ademas de buen medico tenga una buena vision empresarial (por eso recomiendo a todos los que estudian medicina que tambien estudien algo de administracion). En mi caso estoy muy lejos de comprarme un Jaguar. Con la justas me compre un Matrix (por algo se empieza).

la homiguita lucida on 5:29 p. m. dijo...

jejeje si se como se siente ver un carrazo...