20070313

Me gusta estar al lado del camino...


Fumando el humo mientras todo pasa...
 
Ya van 4 días de lluvias, truenos, relámpagos, noches encendidas por espasmos luminosos y repiqueteo constante. De losas resbalosas, aire frío, ventanas empañadas.
El aroma matutino es otro en una ciudad en la que llueve. La lluvia, le cambia el rostro a una ciudad, le cambia el rostro a las personas, es comparable con la absolución de los pecados... huele a limpio y mojado.
 
Esta lluvia, sí es lluvia. Y mirar por la ventana se ha convertido en un pasatiempo interesante, especialmente porque por más que mire hacia afuera, en realidad miro hacia adentro.
Pau Donés y Sabina suenan en el fondo en un acústico en España, y recuerdo como mi padre me dijo en algún momento que de todas las actividades del mundo, la que más le gustaba era pensar. Hace cuánto tiempo que no pienso?
 
Hablaba hace poco con una amiga, con la que comparti una analogía interesante que hizo mi padre alguna vez en un día como éste. Pensar, reflexionar sobre uno mismo y sus caminos es un acto que no es en realidad simple, mas complicado, por la diversidad y nivel de entendimiento y madurez que implica.
 
Me hablaba de lavarse la cara.
Para lavarte el rostro, necesitas 3 cosas: Un espejo, luz y agua.
Si alguna de ellas te falta, o está limitada, entonces la eficacia con que lo hagas será mellada.
El espejo representa la capacidad que tienes de mirarte objetivamente. No si eres alto, bajo, gordo, delgado. Simplemente tú. Tal y como eres. Observar cada espacio de ti y mirarlo con cariño y afecto, sin perder de vista las áreas que necesitan limpieza.
La luz representa nuestro intelecto, nuestra madurez, nuestra capacidad de razonamiento y es la que nos permite ver con claridad precisamente dónde es que se esconde ese pedazo de mugre que no podemos eliminar.
El agua, es pues, aquello que hacemos para limpiar nuestras máculas. Son nuestras acciones, nuestras decisiones, el nuevo rumbo que tomamos para lavar nuestro rostro.
 
Si todo anda bien, entonces no hay motivo de que no seamos dueños de un rostro impecable.
 
Tengo frío en los pies, y me he puesto unas medias de lana de colores. Ahora leo por las noches con la luz apagada, alumbrado por 3 velas, porque estoy leyendo sobre la edad media, y me gusta entrar en ambiente.
Ayer salí a pasear con mi viejo bajo la lluvia. Llevamos un paraguas tan solo para no usarlo. Chapoteamos un rato, disfrutando de la sensación, prestando atención al ritmo de la calle, escuchando aquello que normalmente ignoramos. Y es que el mundo tiene un ritmo al que le hacemos oidos sordos.
 
Pronto regresaré a Lima, a unos brazos abiertos que me extrañaron, quizá a algunos labios. Ojalá a algunos labios.
Ya me toca encontrar a alguien especial. Ya me toca.
 
 

14 comentarios:

Serendipity on 4:42 p. m. dijo...

si no?? ya toca....yo tambien quiero!!! buena suerte con eso y disfruta la lluvia, que aca en Lima, nai.....

Cora on 5:09 p. m. dijo...

"Encontrar a alguien especial..."

De hecho todos buscamos en algun nivel, a nuestra otra mitad... Yo también ya quiero que me toque...
Aunque se que eso llegara en su momento pero igual, por naturaleza, soy impaciente...

De hehco a lo largo d nuestras vidas encontramos persona especiales.... El truco esta en encontrar la medida exacta....

Que lindo tu papá, debe ser demasiado interesante sentarse a conversar con él....

Un beso,

Mu on 5:58 p. m. dijo...

guárdate un poco de lluvia, quiero saber a qué huele.

Anónimo dijo...

No olvides preparar chocolate caliente una de estas noches, y ponerle dentro unos marsmellows... solo para engreir el alma.

Besos
La chepisister

darling on 7:37 p. m. dijo...

Lindo y muy melancólico tu post.

gamma-normids on 9:08 p. m. dijo...

Yo no quiero que me toque. Prefiero tocarme a mi misma antes que eso :P

deucle on 8:32 a. m. dijo...

it is an interesting site, I will go back there

Danita. dijo...

Me encanta la lluvia, y meditar, donde vivo llueve y mucho...bueno, llovía, ahora hay un poco de sequía, aunque de pronto llueven 3 días seguidos (ya sabes, el cambio climático ya está aquí), me encanta el olor a tierra mojada, caminar bajo la lluvia, el aire es más limpio. Los domingos de lluvia y de ver pelis en el sofá con un buen café cargado, son los mejores y si la compañía que tienes al lado es la persona de tu vida, mejor que mejor. Yo ya la encontré, verás que sensación, a los dos segundos sabes que es para tí. Saludos desde la otra esquina del mundo.

Anónimo dijo...

Quisiera tener esa seguridad : "a los dos segundos de mirarlo sabre que es el".
Yo también quiero. Lo he conocido y realmente me gusta, pero que hacer cuando tienes en mente que el solo te ve como una amiga...

mirandoelalma on 2:13 p. m. dijo...

Que lindo post ....
..talvez unos labios.... me encanta tanto:)

jocho on 9:00 p. m. dijo...

tambien me toca a mi

saludos!

parachutes on 6:44 p. m. dijo...

hola chepis, las lluvias no paran en las tardes hace friecito ojala escuentres lo que buscas, saludos

Anónimo dijo...

ok..,me uno...a mi tb ia me toca

Ingrid dijo...

wuau! Yo Amo!!! la lluvia, refugiada eso si... pero la Amó, la amo mas incluso que pisar hojas secas en otoño... me encantó tu escrito, y pero no sé como funcionan estas cosas de los blog, de hecho nunca había dejado un msje en uno... quizás algun día me haga uno (cuando aprenda) por ahora sigo siendo superficial en el vanal mundo de los flog nada mas jaaa

Saludos cordiales nene nene