20070326

Mi primera cana


Reza la primera estrofa de la canción del mismo nombre del grupo español Estopa:

"En mi primera cana,
puso su grano de arena
Don Joaquin Sabina y
Don Pancho Varona..."

Ésta mañana descubrí mi primera cana. Mi primera barba cana! Mi cabello es castaño, y por ahí algún que otro cabello es más claro que otro, de forma que dejé pasar cualquier impulso de llamarlos canas, pero ésta... ésta es indefectible, indiscutible e irrefutablemente una cana.

Y me pongo a pensar, en todos los granitos de arena que hay detrás de esa primera cana. Madres, hermanas, sobrinos, padres, hermanos... universidad, amigos, trago, cigarrillos, cafés. Amores y desamores, errores y aciertos, golpes de mala suerte y un sinnúmero de coincidencias y accidentes afortunados, recientemente, el mejor de todos. Canciones mil, cientos de libros, películas, programas de televisión, propagandas y horas mirando al cielo. Horas mirando al suelo! Cuántas veces he caminado decenas de cuadras hablando en voz alta conmigo mismo?

Contrario al sentimiento de envejecer, esta primera cana me agrada. Me indica que cambio, que evoluciono, que tanto mi cuerpo como mi mente van de la mano hacia nuevos horizontes y me permite mirar en retrospectiva y decir: Soy joven!
Que he vivido mucho, más que la mayoría de personas de mi edad, que he tropezado y me he partido el alma una treintena de veces, pero que mi vida es bastante buena.

Y es que somos así, especialmente yo, que cuando meto la pata, no meto una. Meto las 4 y pido prestadas dos más para meter media docena en líos de los que salgo (o me sacan) tirándome una soga que amarro a mi cuello.

La música me ayuda a recordar. Ayer escuché una canción en la camioneta, mientras recogía a ésta persona tan especial, y me dijo algo como "Ufff, esa canción tiene al menos 10 años, no?" - Joder... me sigue gustando igual. Y es que cambiamos, y es alucinante mirar atrás. Y a veces miramos tanto atrás que pensamos "Carajo, se me va el tiempo de las manos! En un rato más eres profesional, te casas, tienes hijos, tus padres serán abuelos, y entras a otra vida!" Y contrario a lo que puedan pensar, no siento que se me vaya el tren... siento que me acerco paulatinamente a la estación, y se siente rico. Y ésta primera cana es toda una analogía del avance de mi vida!

Miro las fotos de mi viejo, lo veo tan cambiado ahora, recuerdo que en algún momento su barba tuvo tres colores, hoy es casi blanca. Su cabello, plateado resplandece al sol casi como un espejo. Amo el cabello de mi viejo, lo rodea un aire místico lleno de sabiduría, locura, ridiculez y un cuasi parnasiano amor a la vida, especialmente después de meter la pata. Lust for Life, diría Iggy Pop. Mi viejo, quien arrancó en su momento señales de Stop en Berlin en un concierto de los Rolling Stones, me mira, sonríe y dice que la vida es tan larga y tan corta. Y eso pasa cuando miras las nuevas canas... todo pasó tan rápido, hace tanto tiempo. Y sigue pasando. Algún día miraré a mi hijo y él pensará "Mi viejo está loco, cómo pudo robarse la primera piedra de su colegio?".

Estoy ad portas de un nuevo inicio, voy encontrando nuevos compañeros en mi vida y es tan interesante mirar todo de forma objetiva, que no puedo más que sonreír. Porque por un tiempo olvidé que la sonrisa es la expresión de la alegría interna, y no soy una persona triste, llevo un carnaval por dentro! Es momento de dejarlo salir, y bailar con esa cana, que promete tanto!

Espero tarde o temprano lograr aquella "larga, inmensa y racional locura de todos los sentidos" proclamada por Rimbaud, y cada vez me siento más cerca. Cada vez siento  más que tengo el control, y que puedo permitirme perderlo. Ahora sé que puedo mirar, de pies a cabeza, con los ojos cerrados, y adivinar formas que sólo pude hasta hace poco soñar. Qué rico besarte!

Nada, son cosas que vienen con la primera cana.

8 comentarios:

Mu on 1:02 p. m. dijo...

estimado, suenas feliz.
Es más, tu post parece un himno a la alegría que termina en fiesta de máscaras y bailes en conjunto.

peregrino on 5:05 p. m. dijo...

Tremenda alegoría estimado Chepis, me gusta tu forma de plantear estos cambios, no recuerdo mi primera cana, se que fue hace mucho, antes de llegar a la treintena.

Me quedo con algo de tu post.."Cada vez siento más que tengo el control, y que puedo permitirme perderlo.". La contradicción inmensa que subyace en lo que expresa esa frase me resulta fascinante, es decir, son inversamente proporcionales y aún así funciona y funciona bien.

Casi siento alegría de tener canas.

Nos leemos.

Serch on 10:16 p. m. dijo...

pucha brot y yo que andaba emocionado por mi primera vez (posteando digo...)me traes al piso y me revuelcas con esto de las canas...weno, si una te da el control... (pues a lo HE-MAN) yo, YA TENGO EL PODER!!!! jajajajajaja
y nada pes lo dejo alli...
PD: suenas feliz, brot, se ve que alguien muy trascednental ha parado en tu estación de tren...uuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuyyyy, pillín!!!! jijijiji

Cora on 9:38 a. m. dijo...

Canas... Canas... Yo creo que tengo sólo tres si es que ninguna se ha caído o si no me ha salido ninguna más....

Que lindo escucharte o mejro dicho leerte tan contento...

Un beso,

Laura Zaferson on 9:44 a. m. dijo...

ese mi chepis... camino a volverse george clooney! jaja.

pd. y ya veo que la flaca te esta sacando canas, aunque nada verdes por cierto. :)

alfredo dijo...

yo tengo canas en la nariz

jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaajaja

bienvenido al club

Brenda dijo...

Muchas Gracias Chepis........justo en el momento preciso las palabras exactas. Que bueno que estés tan contento sigue así =)

Dragón del 96 on 3:26 a. m. dijo...

Miprimera cana fue a los 14... y no pense tanto.

Juelicitaciones.

Slaudos.